CONSEJOS PRÁCTICOS PARA LA COCINA




1 Para desgrasar un caldo de pollo o de carne, utiliza una espumadera de agujeros o un colador pequeño. Para ello, el caldo debe reposar en la nevera 1 día, preferiblemente en envase metálico pues se enfría más rápidamente.
2 Si congelas durante unos días, antes de consumirlos, pulpo, sepia o calamares, estarán mucho más tiernos cuando los cocines.
3 Para pelar mejor unas patatas o boniatos asados al horno o en la brasa, una vez cocidos envuélvelos todos juntos en papel de periódico. No perderás la parte tostada al pelarlos.
4 Las castañas ya asadas y frías “reviven” y se pelan de forma magnífica si las calientas en el microondas. Calcula 4 ó 5 segundos por castaña a la máxima potencia. Ya que es rápido, calienta las justas y repite si quieres más.
5 Los cuchillos peladores de patatas son perfectos para éstas pero también para pelar zanahorias, pepinos, manzanas, peras, naranjas o limones para aromatizar. También sirven para filetear estas verduras de forma muy vistosa pues al quedar muy finas se enrollan.
6 Si vas a utilizar 1 litro de leche, por ejemplo para preparar natillas o arroz con leche, puedes abrir un envase (brick) de leche, totalmente, por arriba, vaciar la cantidad de leche que desees en el cazo y mezclar en el envase de leche, el resto de ingredientes. Incluso cabe una batidora de brazo.
7 Si la carne que vas a utilizar es demasiado gruesa, puedes aplastarla (y ensancharla) con un rodillo de repostería sobre una tabla de cocina. Así te quedará mejor cualquier carne empanada o unos libritos de manzana o de queso. Lávalo, luego, muy bien.
8 Si quieres enternecer la carne que vas a guisar, rocíala con un chorrito de vino y remuévela hasta que se evapore, luego añade el resto de ingredientes. Sirve para una carne con cebolla, pollo al ajillo o cualquier otra carne.
9 Utiliza siempre papel de horno. Evitarás tener que limpiar costras en la bandeja, sea la preparación jugosa o seca. Utilízalo incluso para preparar pan dulce, forrando interiormente unas latas.
10 Cuando quieras preparar cualquier tipo de bizcocho, puedes optar por forrar interiromente el molde con papel de cocina (si el molde es rectangular) o untar con mantequilla el interior. En este último caso, deja el molde en el congelador, mientras preparas la mezcla, para que la mantequilla del molde no se derrita.
11 Es muy útil disponer de una báscula de cocina. No debe servir para pesar todos los ingredientes sino como apoyo para que tus platos preferidos te queden siempre igual. Y sobretodo, para que no te falte ni te sobre comida. Es útil pesar las legumbres, el arroz, la pasta, las patatas y quizás la carne, pero no hay ninguna necesidad de pesar la verdura.
12 Si tienes un reloj de cocina, utilízalo, evitarás tener que estar pendiente y quemándote la boca probando continuamente. Además los platos te saldrán siempre a tu justo gusto. Como orientación, empieza por estos tiempos:* Pasta para preparar con salsa: 15 minutos ó 20 si es para niños.* Pasta de sopa: de 12 a 15 minutos, según el grosor. Si quieres que se hinchen las estrellitas, figuritas, tiburones,… entonces déjala reposar, pero no la hiervas más, pues se deshace.* Patatas hervidas: 20 ó 25 minutos. 10 ó 15 minutos en el microondas* Arroz: 20 minutos.* Verdura: 3 ó 4 minutos las espinacas tiernas y hasta 20 minutos las verduras mas consistentes como las judías tiernas, la coliflor o la zanahoria.* Legumbres: 45 minutos las lentejas (12 minutos en la olla a presión), 3 horas los garbanzos (25 minutos en la olla a presión).
13 No evites hacer caldos o preparaciones con legumbres porque tardan mucho. Si no dispones de tiempo suficiente, utiliza la olla a presión. Las ollas a presión modernas son seguras (sigue las instrucciones del fabricante) y muy útiles.
14 Si quieres tener legumbres siempre a punto de cocinar, remójalas, escúrrelas y congélalas. Además quedarán más tiernas.
15 Si te gustan los ajos para cocinar pero no los quieres comer, cuéntalos al utilizarlos y retíralos antes de servir.
16 Nunca tires comida en buen estado: si no te gusta fría, aprovéchala para preparar otros guisos: el pescado para una fideuá, paella, marmitako…; la carne para estofado con patatas, fideos a la cazuela, croquetas (carne de ave)…Si crees que no lo vas aprovechar dentro de los 2 días siguientes entonces congela.


VIDEOS

Loading...